jueves, 11 de mayo de 2017

I Jornada de rol en la escuela

La enriquecedora experiencia que hemos vivido en el CEIP Arana Beato (Jerez de la Frontera) es una de esas que se mantendrá en nuestras retinas durante mucho tiempo. El rol ha sido protagonista en una tarde llena de emociones. Pero, tal y como es preceptivo, comencemos por el principio:

Todo ha sido fruto de uno de los mayores placeres terrenales, la lectura, y en concreto del Día Internacional del Libro. Desde hace cuatro años el CEIP Arana Beato viene convocando un certamen literario destinado a esa gente menuda que habita sus aulas. En esta ocasión el certamen estaba dedicado a la producción de relatos fantásticos, ya sabéis, brujas, dragones, hadas, elfos y todo un sinfín de criaturas y escenarios que en la mente de un niño pueden adquirir dimensiones realmente formidables. Han participado más de cien chavales y chavalas de tercer ciclo de Educación Primaria, de los cuales veintisiete finalistas y una ganadora han gozado del privilegio de participar en una jornada de rol en la escuela (por cierto, aquí podéis leer el relato ganador).

¡Prestos y dispuestos para lanzarnos a la aventura!

Descarga la aventura pinchando aquí.
Dado que la temática del certamen era la fantasía, nos planteamos dirigir a los chicos y chicas una aventura ambientada en un mundo totalmente fantástico. Y qué mejor que tomar +Eirendor como punto de partida. Gracias a la inestimable pluma de +Ignacio Sánchez Aranda en colaboración con +Antonio Lozano hemos podido gozar de El sepulcro olvidado de Radeok, una aventura especialmente diseñada para disfrutar del rol con los más jóvenes bajo el sistema Hitoschool/Hitoskids. Y así ha sido como un total de seis mesas de cuatro a cinco jugadores de edades comprendidas entre los 10 y los 12 años han disfrutado en la tarde del pasado 10 de mayo de esta iniciativa. Hemos contado con la colaboración de varios miembros de La Tapadera, y además de los ya citados Ignacio y Antonio aprovecho para agradecer la dedicación e implicación a +Patricia Gómez, +Jesús Duréndez Rubio y +Phil L.  



Posiblemente seáis muchos los papás y las mamás que estéis leyendo estas líneas y sean vuestros hijos los que acaban de disfrutar de una partida de rol. Por ello me gustaría mostraros las razones que nos llevan a pensar, a cada vez más docentes (y no docentes) que el rol es una excelente herramienta educativa.

Pero... ¿Qué es un juego de rol?

Para responder a esta archirrespondida pregunta, voy a citar las palabras de mi buen amigo Ignacio Sánchez, que en su Proyecto de gamificación de aula basado en los juegos de rol: Hitoschool, los define como:
 
… un tipo de juego de mesa, cooperativo, sin tablero y basado exclusivamente en el diálogo y la imaginación, en el que cada jugador o grupo de jugadores interpreta a un personaje

A ver, imaginemos un libro cualquiera: ¿qué tal... La isla del tesoro de Robert L. Stevenson? Una novela que rebosa aventura, riesgo, misterio... ¿verdad? Cuando devoramos sus páginas descubrimos y disfrutamos de esas deliciosas peripecias que vive un chico llamado Jim Hawkins en un mundo marinero en el que aún sobreviven los viejos piratas. Hasta aquí genial, pero... ¿y si damos un paso más? ¿Y si nos metemos en la piel de Jim Hawkins y tomamos nuestras propias decisiones? Es el momento en el que pasamos a tener un papel activo en la obra y somos los protagonistas de nuestra propia aventura. Ese sería el punto de partida del juego de rol.


En un juego de rol los jugadores interpretan personajes que cobran vida dentro de una aventura. Las decisiones que tomen harán que la historia sea única e irrepetible. Para ello es necesario una serie de elementos:

  • Una "ficha de personaje" que reflejará las características del mismo, tanto físicas como psíquicas.
  • Un "director de juego", un participante más que previamente ha preparado la partida y que narrará a los jugadores la sucesión de escenarios y acontecimientos que se van a ir desencadenando conforme avance la trama.
  • Unas "reglas" conocidas por todos y que permiten desarrollar el juego. Normalmente en este aspecto aparece el uso de dados para determinar si los personajes logran o no lo que se proponen.

Fichas, dados y... ¡mucha imaginación!


Detengámonos ahora en el valor educativo del juego de rol. La inclusión del rol en el ámbito educativo nos ofrece una serie de beneficios que voy a intentar sintetizar en la siguiente lista:
  • Interacción y cooperación. El rol es un juego totalmente cooperativo, donde cada uno de los jugadores debe interactuar con el resto buscando un fin común. No hay un único ganador, gana (o pierde) siempre el grupo. De esta forma eliminamos la competitividad y fomentamos el trabajo en equipo.
  • La comunicación juega un papel fundamental. El juego de rol se basa en la narración y descripción de escenas, así como en el diálogo entre los personajes. El lenguaje oral es el protagonista, algo que fomenta la expresión y la ampliación de vocabulario en los chavales.
  • Creatividad. El rol es pura creatividad. En la creación de personajes, de escenarios, de situaciones... Toda aventura conlleva una gran carga creativa a la hora de resolver los contratiempos planteados y alcanzar el fin propuesto.
  • Gracias al juego de rol ponemos en marcha esa increíble maquinaria del ser humano llamada imaginación. De hecho es la base del juego.
  • Desarrolla las habilidades sociales. Aspectos como ceder el turno, escuchar, hablar en público, debatir... son inherentes a las partidas de rol. Incluso pueden influir positivamente en los alumnos más introvertidos, confiriendo seguridad y confianza en sus intervenciones y planteamientos.
  • Desarrolla la capacidad de análisis. La presentación de un problema y la búsqueda de las posibles soluciones conduce al alumno a analizar y valorar cada una de esas opciones.
  • Razonamiento espacial y matemático. Trabajar con mapas y planos, situar objetos en el espacio, elaborar recorridos... son elementos que se trabajan en cualquier juego de rol. Además, habría que añadir el empleo del cálculo mental en las mecánicas de juego.
  • No debemos olvidar la carga lúdica y recreativa del juego de rol, convirtiéndolo en un excelente medio motivador.

Seguramente me habré dejado otros muchos beneficios en el tintero. Animo a quien lo desee a ampliar información al respecto, aquí dejo algunos enlaces que pueden ser de interés:

Y ahora... ¡A por la II Jornada de rol en la escuela!

4 comentarios:

  1. Sublime entrada y sublime jornada. Me lo pasé de fabula y creo que los chavales también. A terminar la partida se llevaron mapas, fichas de personajes, tokens y hasta el escenario y se fueron con la idea de dirigir ellos mismos más aventuras. ¡¡Fue un exitazo, gracias Edu por organizar esta jornada!!

    ResponderEliminar
  2. Bellísima entrada y magnífica experiencia difícil de describir con palabras (tú ya lo has hecho de manera increíble). Sólo decir que estoy deseando volver a disfrutar del rol con los chicos y chicas en las próximas jornadas del cole. ¡¡Gracias Edu!!

    ResponderEliminar
  3. Impresionante entrada tanto por el cariño que destila hacia los chicos como por su claridad a la hora de exponer los beneficios del rol en general y en el aula en particular. Sirve además de recuerdo de una jornada que ha sido realmente inolvidable.
    Muchísimas gracias, Edu!

    ResponderEliminar
  4. Los chavales disfrutaron muchísimo. Ya preguntan que para cuando la siguiente, jeje. Las gracias debo dároslas yo a vosotros! Esa predisposición en cuanto os propuse la iniciativa y la implicación que habéis demostrado en la preparación del acontecimiento son dignos de elogio. Así que ¡ENHORABUENA!

    ResponderEliminar